2011/10/18

Treinta y tantos


Supongo que todos os habéis tropezado alguna vez con este tipo de gente. Generalmente son individuos muy seguros de sí mismos que están a la última en diseño, arquitectura, moda y haute cuisine. Cagan sentencias como Radamanto en el Hades y tú, insignificante mortal, las escuchas sin rechistar. Pero hacerte mayor te demuestra que el tiempo pone a cada uno en su sitio. Si eres uno de ellos, que te quede claro, que leas mucho sobre cocina no te convierte en René Redzepi.